¿Cuánto cuesta el trabajo de un arquitecto?

Los honorarios de los arquitectos son la remuneración que se paga por la prestación de sus servicios profesionales de arquitectura. Cada proyecto que realiza un arquitecto debe de recibir honorarios. Los honorarios que se pagan a los arquitectos no deben ser considerados como un cargo extra, sino como una buena inversión. Recuerde que toda obra, por pequeña que sea tendrá mejores resultados si se acude con estos profesionistas. Además, un buen diseño y una buena construcción, como la que lleva a cabo un arquitecto, siempre le aportaran un valor agregado a su propiedad: mayor valor inmobiliario, más clientes o mayor productividad en su negocio.

En México, el ejercicio profesional del arquitecto está legalmente regulado por el Arancel de Honorarios Profesionales. Este es el reglamento para el cobro de los honorarios mínimos que perciben los arquitectos. Sirve como una excelente guía para indicar que se considera como una remuneración justa para cada tipo de proyecto arquitectónico. Cada entidad federativa cuenta con su propia ley de aranceles, pero la gran mayoría de los estados coinciden.

Sin embargo, esta es solo una guía con los mínimos a cobrar por proyecto. La gran mayoría de los arquitectos, al ser independientes, fijan sus propios honorarios. El cálculo de los honorarios de los arquitectos dependerá de varios factores, como el tipo de proyecto, la superficie del proyecto, sencillez o complejidad de un proyecto, así como la experiencia y prestigio de un arquitecto.

Existen diferentes formas en que los arquitectos calculan sus honorarios. Aquí te presentaremos algunos factores que te ayudarán a darte una idea del costo del trabajo de un arquitecto, pero te recordamos que no hay un costo fijo. Es por eso que es altamente recomendable consultar con tu arquitecto el costo de sus honorarios desde un principio.

  • Factor 1: metros cuadrados de construcción
  • Factor 2: Tipo de casa habitación (casa de interés social, de clase media, alta, etc.)
  • Factor 3: Lo que se le entrega al cliente, es decir, lo que incluye el proyecto arquitectónico. El proyecto arquitectónico puede incluir el desarrollo del diseño, la distribución de usos y espacios, la manera de utilizar los materiales y tecnologías, y la elaboración de planos, esquemas y textos.

Hay diferentes maneras de estimar el coste por la prestación de servicios, como lo son:

  • Una estimación del valor total del proyecto ya construido con el cual se cobra un porcentaje del monto total de la obra por concepto de diseño arquitectónico.
  • Un cálculo de las horas de trabajo destinadas al diseño y la elaboración de planos. El arquitecto le pone un precio a sus días y, con esa base, estima los días que tardará en tener listo el proyecto.
  • Cobro por plano realizado. Este método es el menos recomendado ya que los diferentes planos no tienen el mismo costo, esfuerzo o dedicación.

Recuerda que lo que aquí te presentamos es una guía pues no hay un costo fijo, por lo que es importante que hables de los honorarios con tu arquitecto desde que lo contactas. Lo más recomendable es comparar distintos presupuesto para así poder tomar la decisión que más le parezca conveniente. Aún así, la cotización no será algo exacto, pues hay gastos que no se pueden ponderar de manera exacta como los insumos y gastos generales de los contratistas. Como cliente, deberás informar al arquitecto del presupuesto máximo del que dispones para que pueda planificar el proyecto de la mejor manera.